Un hecho aberrante tuvo lugar el domingo en una precaria vivienda de la localidad de Araujo, partido de 25 de Mayo.
Allí debieron acudir los servicios de emergencia para intentar reanimar a un niño de apenas ocho meses que, pese a que se le practicaron maniobras de RCP, no pudo ser salvado por los médicos.
En el lugar se hicieron presentes efectivos de patrulla rural y más tarde arribó la Policía Científica para llevar a cabo los pasos de rigor en estos casos.
Los progenitores de la víctima fueron trasladados a la Comisaria de 25 de Mayo para prestar declaración y aclarar ante la justicia lo que había sucedido, pero allí fue cuando la madre confiesa que ella fue quien le quitó la vida a su hijo ahogándolo.
Rápidamente se hizo presente el fiscal que interviene en el caso para validar los dichos de la mujer ante la sorpresa y conmoción del padre del bebe, quien había sido engañado por la autora del hecho ya que en un primer momento le dijo que el niño se ahogó con leche.
El Fiscal ordenó regresar al lugar del hecho donde se hizo la reconstrucción de lo sucedido y se llevaron a cabo las pericias correspondientes.
La justicia dictó la inmediata detención de la mujer, de nombre Silvina, que fue trasladada a la Comisaria de Norberto de la Riestra donde permanece alojada hasta cuando sea llevada a los Tribunales de Mercedes para prestar declaración en el marco de la causa caratulada HOMICIDIO DOBLEMENTE AGRAVADO POR EL VINCULO Y ALEVOSÍA.
Según informaciones que comenzaron a surgir desde el entorno de esa familia, la hermana menor de la implicada ya había pedido ayuda social ya que estaba en conocimiento de las acciones y decisiones que llevaba a cabo. Además recibió asistencia de un psicólogo profesional que habría detectado algunos indicios sobre su conducta mental que podía derivar en episodios como el que ocurrió.