En las últimas horas trascendieron algunas cuestiones vinculadas a la posibilidad de la suspensión de 48 empleados del sector de molinos de la firma local FIASA.
A inicios de esta semana se había conocido la intención de la empresa de suspender casi un tercio de sus trabajadores por un lapso de 90 días y luego otorgar las vacaciones, argumentando que cuentan con un sobre stock de productos.
El gremio de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que conduce a nivel local Daniel Senga, salió a rechazar la medida que contemplaba que los operarios suspendidos iban a percibir el 65% de su salario.
Ayer hubo una nueva reunión entre representantes gremiales y de la empresa en el que se empezó a discutir el porcentaje del sueldo que se abonaría en caso de concretarse la suspensión.
El gremio pide que sea del 70% del total del salario más el pago del bono de $5.000 homologado por el Gobierno Nacional y que se pague el aguinaldo de fin de año.
También se espera que se concrete una reunión entre el intendente Vicente Gatica y autoridades de FIASA para tratar el tema.
Hasta el momento todo es incertidumbre y preocupación en medio de rumores sobre el futuro de un importante número de trabajadores de la firma.