Un episodio que pudo haber tenido un final trágico, se produjo en horas del mediodía del sábado en una vivienda ubicada en Necochea al 800.
Allí un niño de 21 meses cayó a una pileta de natación pero afortunadamente pudo ser rescatado de forma inmediata y así se evitó algo mucho peor.
Fue la abuela del nene quien advirtió lo que había sucedido, rescató al menor y dio aviso al 911.
No trascendió el apellido de la familia involucrada, pero lo que se debe destacar es que el niño debió ser trasladado al hospital y evolucionó favorablemente.