Tal como lo había adelantado el Jefe Comunal en el comienzo de la emergencia que provocó la pandemia del Coronavirus, los recursos del Estado Municipal está orientados prioritariamente a las áreas de salud y de contención social.
En este sentido, tras reunirse con funcionarios de las distintas áreas, resolvió la creación del Fondo Solidario Social de Emergencia, que se integrará con dinero que se retiene del sueldo de los funcionarios municipales, tal como la emergencia lo demanda.
El Intendente tendrá un descuento del 35% de sus haberes, mientras que los secretarios será del 25%; los subsecretarios y directores generales del 15% y los directores del 10%, haciendo la salvedad que las áreas de salud están eximidas de dicho aporte.
Desde que se decretó el aislamiento social obligatorio, el Estado Municipal resolvió otorgar licencias al personal con riesgo de salud y reordenó el funcionamiento de las áreas de acuerdo a que sean o no servicios escenciales. Sin embargo los funcionarios municipales en muchos casos siguieron concurriendo a sus lugares de trabajo –como las áreas de asistencia social y servicios- y otros llevan adelante la modalidad de tele trabajo, ya que los circuitos administrativos y otros no pueden detenerse.
Esta medida del Ejecutivo municipal de descontar un porcentaje de los sueldos tiene una vigencia de 90 días.