Con tan solo 21 años, se convirtió en uno de los jugadores más queridos de Sarmiento, equipo de Junín que compite en la segunda división AFA. Todo a base de sacrificio y compromiso.

Se trata del bragadense Facundo Castet, un lateral con enorme futuro. Hoy mantuvo una comunicación con Mañanas en orsai, oportunidad donde habló sobre su presente.

Desde su casa, confesó que está con «muchas ganas de volver a jugar y de volver a entrenar» con el equipo. Por el momento, cumple los trabajos que ordena el preparador físico que tiene El Verde.

Sobre la temporada pasada, confesó que se sintió «muy cómodo», al tiempo que resaltó la confianza que le dieron el técnico Iván Delfino y sus compañeros.

Tampoco ocultó la «mucha bronca» que sintieron por esas tres chances que Sarmiento dejó pasar para llegar a Primera División. «Fue muy duro», agregó.

Por último, manifestó que le gustaría «seguir creciendo», siempre consciente de que «hay que estar tranquilo y estar con la cabeza en el club» en el que lleva 7 años.