La localidad de Warnes vivió horas de mucha preocupación, luego de que al médico Daniel Cabral le confirmaran el contacto con un paciente COVID-19, a quien atendió en Moquehuá.

En diálogo con Máñanas en orsai (9 a 12, por la 91.5), el delegado Juan Manuel Gorosito contó qué pasó una vez conocida esa información.

Antes que nada, resaltó que el profesional se aisló inmediatamente y cumplió con todas las medidas establecidas.

Otro de los puntos que aclaró fue el cierre de la sala donde presta servicios desde el sábado hasta ayer, con el objetivo de «una mayor desinfección».

En todo momento, reconoció que la comunidad de Warnes estuvo preocupada por la situación, pero valoró que se cumplió el protocolo para evitar complicaciones mayores.

«Sabemos que todo esta va a pasar y vamos a seguir adelante», redondeó Gorosito.