Sin lugar a dudas, la laguna es uno de los lugares más maravillosos de la ciudad, ese al que todos quieren volver.

Entre otras cosas, el parque «San Martín» es rico por los numerosos eucaliptos plantados en los 70 por Franciso Aristi.

La historia la revivió hoy, en la 91.5, Oscar Garatte, un vecino que también hizo su aporte en el lugar.