Marcelo «Quique» Lencina es uno de los empleados sanitarios que se puso al hombro la lucha por un salario digno.

Marcha tras marcha, las fuerzas se iban agotando. Todo se complicó cuando el coronavirus lo sorprendió y dejó en cama por muchos días.

Ya recuperado, le dijo a Mañanas en orsai que tener la enfermerdad  “es bravo”, más aún cuando el estado corporal requiere internación.

Hace algunos días, pudo volver al hospital y saludar desde lejos a sus compañeros. Los vio “muy agotados”, como contó preocupado.

Varios de sus compañeros también se enfermaron. Según señaló, ni el intendente ni otras autoridades los llamaron para ver cómo estaban.

En la parte final de la charla, Lencina se refirió al bono que pagó el gobierno municipal y las paritarias.

AUDIO DE LA NOTA