Mañanas en orsai llamó hoy a Virginia Fernández Llorente, presidenta del Hogar San Vicente de Paul, para hablar sobre el presente de una institución bandera de Bragado.

En primer término, remarcó que se da el mínimo movimiento posible de personas, y eso llegó a los acompañantes de los abuelos postrados. «A mí me ha resultado muy duro y muy difícil también», agregó con la mente en esas medidas preventivas.

Sobre los abuelos, indicó que pasan sus horas junto a la radio y la televisión, por lo que las malas noticias les llegan todo el tiempo. «Ellos están asustados», agregó.

Cuando volvió  al protocolo de hogar, subrayó que es «muy estricto» y eso permitió que no haya ningún caso grave. Lo reforzó con los registros de fiebre a quienes ingresan, y la suspensión del comedor y el lugar de usos múltiples.  

Tampoco se olvidó de destacar el gran trabajo llevado adelante por Teresa Ortega y el personal, y el asesoramiento de la Sociedad San Vicente, Silvia Vera (Hogar San Luis), y Asuntos Legales.

«Estamos bastante complicados de plata, otra vez», lamentó. Fue al final, cuando valoró la ayuda de los vecinos, esa que seguramente volverá con diferentes donaciones.

ESCUCHÁ LA NOTA   

Categoría:

Videos